Ver con claridad.



“Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.”

Evangelio según San Lucas 5:24

Hace varios año atrás fui con otra persona al veterinario a llevar un gato que tenía. Mientras el veterinario estaba con el gato, quien andaba conmigo y yo mirábamos las cosas que había en aquella sala de espera. Nos llamó la atención un tablón que tenía muchas fotografías de animales. Mi acompañante sintió mucha pena al leer lo que estaba escrito en todas las fotos de los animales y me dijo: “¡Bendito, están desaparecidos!” A mí me dio mucha curiosidad porque eran muchos animales. Por lo que, voy al tablón a ver y lo que estaba escrito en las fotos era “Están desparasitados”. Eran las fotos de animales para adopción y quien me acompañaba, no traía sus lentes puestos.

Existen muchos factores por los que no podemos ver de manera clara. Estos pueden ser por salud, edad, problemas y hasta por uso de sustancias. El problema de esto es que, el no ver con claridad no solo nubla la vista, sino también nuestros pensamientos, creando nuestras propias imágenes distorsionadas de la realidad. Que maravillosos cuando tenemos una visión clara de las cosas pues podemos apreciarlas tal como son.

En la historia de Jesús sanando al un paralítico, podemos observar la importancia de ver con claridad las cosas para poder entender a fondo los detalles que tomamos con ligereza. En primer lugar, ser paralítico tiene muchas más complicaciones que solo el problema muscular, y más en los tiempos de Jesús. Ejemplo de ello son: las úlceras, heridas malolientes, problemas para hacer sus necesidades físicas, entre muchas otras cosas que al escuchar la historia debemos tomar en consideración para entender la importancia de la curación de este hombre y de qué fue librado. Vemos también personas que ven con claridad, como lo son los amigos del paralítico. Quienes tenían claro su misión de llevar a este amigo necesitado ante Jesús, fuera como fuera, pues era el único que podría librarlo de su miseria. Pero además vemos quienes no veían con claridad, como los escribas y los fariseos; que teniendo a Jesús de frente no lo conocieron como el Mesías que tanto esperaban, al ver la obra que realizó delante de ellos.

A raíz de este pasaje ¿Qué debemos ver con claridad? Que somos instrumentos de Dios para su obra, que debemos trabajar en la viña del Señor, que sólo Cristo sana y salva y que es el único que nos puede dar nueva vida. Debemos ver con claridad que, todo lo hace por su gracia infinita mediante la fe, que nos conoce hasta en lo más íntimo de nuestros pensamientos y que lo puede hacer porque Él es Dios. Por lo que, debemos darle gloria por lo que ha hecho en nuestra vida.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo