Respondiendo al Llamado de Dios



El doctor George Washington Carver, un científico negro que enseñó durante muchos años en el Instituto Tuskgee, hizo más por la agricultura del Sur de los Estados Unidos que ningún otro hombre en la historia. Carver nació en la esclavitud del estado de Missouri, sin haber conocido nunca a su padre; luchó contra la corriente para hacer algo provechoso con su vida. Aunque fue una constante contienda, tuvo éxito viviendo con el lema, “Haz uso de lo que tienes, aunque no sea perfecto.”

Carver no hizo únicamente algo provechoso para sí, sino que, además, dio su vida para estimularía otros a hacer lo mejor con lo que la vida les había dado.

Cuando Henry Ford le ofreció cien mil dólares al año, lo que significaba una cantidad muy considerable en aquellos días, y el mejor laboratorio que el dinero pudiera comprar, Carver lo rehusó. Y cuando Tomás Edison le ofreció ciento setenta y cinco mil dólares al año por trabajar en su laboratorio en Nueva Jersey, el humilde científico cristiano rechazó la oferta. Permaneció en el Instituto Tuskgee en donde le pagaban solamente mil quinientos dólares al año porque sentía que Dios no había terminado su trabajo a través de él en Tuskgee. Todavía había abundancia de trabajo que Carver podía hacer por el Señor en aquel lugar.

Al igual que el profeta Jeremías, Carver creía que Dios tiene un propósito para cada uno de nosotros y que es lo más importante en nuestras vidas el conocer la voluntad de Dios para cada uno.

J.B. Fowler

Lecturas:


domingo, 9 de octubre Lucas 15:1-10

lunes, 10 de octubre 1 Corintios 1:9

martes, 11 de octubre Juan 15:16

miércoles, 12 de octubre Romanos 8:28

jueves, 13 de octubre 2 Timoteo 1:8-9

viernes, 14 de octubre 2 Tesalonicenses 2:13-14

sábado, 15 de octubre 1 Corintios 1:28-29

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo