top of page

La Fuerza Que Da El Vivir En Comunidad



Durante un recorrido en el que admiramos las gigantescas secoyas de California, el guía aseguró que las raíces de estos árboles apenas penetran en la tierra.

-¡Imposible! -exclamó uno de los visitantes-. Yo crecí en el campo y aprendí que cuando las raíces no son profundas, los vientos muy fuertes derribarían el árbol.

-Pero no a las secoyas -insistió el guía-. Estos árboles crecen sólo en grupos, y sus raíces se enredan unas con otras, de manera que cuando sopla el viento fuerte se sostienen entre todas.

Esto encierra una enseñanza. La gente en cierta manera es como las secoyas. La familia, la iglesia, los amigos, los vecinos y la comunidad en general deberían constituir refugios, para que, cuando vengan los vientos huracanados de la vida, todos y cada uno de sus integrantes se apoyen y enfrenten la adversidad juntos. ¿Es así en su caso? Quiera Dios que lo sea, porque el aislamiento es camino de destrucción y muerte.



LECTURAS


domingo, 14 de mayo Juan 14:16-17

lunes, 15 de mayo Hechos 1:14

martes, 16 de mayo Hechos 2:1

miércoles, 17 de mayo Hechos 2:46-47

jueves, 18 de mayo Filipenses 2:2

viernes, 19 de mayo Romanos 12:16

sábado, 20 de mayo Efesios 4:1-3

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page