La Fe.


Subirse a un poste de teléfonos requiere habilidad y práctica. Para lograrlo se necesita cierto equipo: un cinturón que ciña alrededor del poste y unas botas con unos clavos o pinchos para clavarlos en la madera al ir subiendo. El secreto consiste en echarse para atrás y apoyar el cuerpo en el cinturón, de manera que los pinchos de las botas se claven en la madera. El depender del cinturón es difícil de aprender. Muchas veces un principiante resbala por el poste porque no ha aprendido todavía a depender de su equipo. Unas cuantas experiencias de esas le llevan a convencerse de que es conveniente apoyarse en el cinturón.

En la vida cristiana Dios quiere que vayamos subiendo, confiando y dependiendo de Él. Cuando nos hacemos daño con los resbalones, deberíamos reconocer que son recordatorios de que necesitamos depender de Su fortaleza y amorosa protección.


Lecturas:

domingo, 30 de octubre Lucas 17:5-10

lunes, 31 de octubre 2 Corintios 5:7

martes, 1ro de noviembre Romanos 1:17

miércoles, 2 de noviembre Hebreos 11:1

jueves, 3 de noviembre Romanos 10:17

viernes, 4 de noviembre Efesios 2:8-9

sábado, 5 de noviembre Hebreos 11:6

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo