top of page

Justicia Para Todos


 

         En la historia de Inglaterra hay un incidente que ilustra el ideal de la justicia imparcial. Un siervo del Príncipe de Gales cometió un delito, y a pesar de la influencia del príncipe el siervo fue sentenciado. Enojado, el príncipe entró en el tribunal y demandó al magistrado que librara al prisionero. El magistrado en jefe, Gascoigne, aconsejó que el príncipe llevara su petición a su padre, el Rey Enrique IV, quién quizás perdonaría al prisionero.

     El joven príncipe, furioso porque el magistrado no le obedecía trató de quitarle el prisionero al alcaide y llevárselo. El magistrado en ese momento se puso en pie y con voz severa demandó que el príncipe obedeciera la ley y que pusiera mejor ejemplo a sus súbditos. Luego sentenció al príncipe por rebeldía. El joven príncipe reconoció la afrenta que había cometido contra la corte y sumiso fue a la prisión.

     Cuando las noticias llegaron al Rey Enrique IV, éste exclamó "Bienaventurado el rey que tiene a un magistrado poseído del valor para administrar imparcialmente las leyes; y aún más feliz es el rey cuyo hijo se somete a su justo castigo por haberlas ofendido".


Lecturas:                                                                                                                                                            

    domingo, 26 de noviembre                    Mateo 25:45-46

    lunes, 27 de noviembre                         Salmo 75:7

    martes, 28 de noviembre                       Hechos 17:31

    miércoles, 29 de noviembre                  Proverbios 21:2

    jueves, 30 de noviembre                       2 Corintios 5:10

    viernes, 1ro de diciembre                     1 Pedro 4:5

    sábado, 2 de diciembre                        Apocalipsis 20:12-13    

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page