Formas De Cuidar Que Tiene Dios



Un amigo mío me contaba de cómo jugaba con su hijo en una pequeña piscina que tenían. Una vez les sucedió el siguiente incidente: “Hijo no te subas en la barandilla que te vas a caer”. Pero el hijo no estaba escuchando; él se estaba divirtiendo de lo lindo. No pasó mucho tiempo antes de que el pequeño resbalara y cayera de cabeza dentro de la piscina. No sabía nadar y estaba absorbiendo agua como una esponja. El padre contó deliberadamente hasta tres y luego sacó a su hijo del agua.

Algunos pueden decir que si de verdad amaba a su hijo lo habría sacado inmediatamente al caer en la piscina, y desde luego lo hubiera hecho antes de contar hasta tres. Pero el padre quería que el hijo aprendiera una lección del peligro en que estaba. Quería que ese momento de gran terror y pánico evitara que su hijo volviera a hacer algo parecido en el futuro.

Así sucede con el Señor. El que Él lo esté guardando no significa que usted nunca va a caer de cabeza en la piscina de peligros y riesgos de la vida. Quizá el Señor quiera esperar para librarle hasta que haya aprendido algunas lecciones importantes.


Lecturas


domingo, 22 de agosto Lucas 22:54-62

lunes, 23 de agosto Romanos 6:23

martes, 24 de agosto Romanos 5:18-19

miércoles, 25 de agosto 1 Corintios 15:22

jueves, 26 de agosto 1 Corintios 15:9-10

viernes, 27 de agosto 2 Corintios 4:16-18

sábado, 28 de agosto Salmos 103:14-18

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo