El Pastor



La palabra “pastor”, como líder en la congregación, se usa poco en la Biblia; sólo ocho veces en el Antiguo Testamento (todas en el libro de Jeremías) y cuatro veces en el Nuevo. Los significados son los mismos en griego y hebreo: “atender un rebaño, dirigir, asociarse como un amigo, acompañar, como el pastor de las ovejas.”

El líder espiritual debe ser solamente el que atiende el rebaño. Jesús se refirió a sí mismo como el Buen Pastor.

En Jeremías 3:15 la palabra se usa en un sentido metafórico. Después de que los reinos del norte y del sur se dividieran, Dios habló por medio de Jeremías, decepcionado y airado ante la conducta del que antes fuera un gran pueblo. Ruega a los hijos de Israel, que han sido menos fieles que Judá, que vuelvan a Él; “Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.” Es obvio que no se dirige a ovejas de cuatro patas, sino a un pueblo quebrantado, cuyos sacerdotes corruptos y sacrificios de sangre habían perdido su valor. Necesitaban “pastores según mi corazón”, llenos de compasión.

El pastor de ovejas tiene habilidades especiales: guiar, no aguijonear; advertir, no empujar; hacer que las ovejas avancen juntas, no separarlas, hasta llegar a los abundantes pastos. Dejarles descansar en el verde prado cuando están cansadas; beber de aguas mansas, no de las turbulentas. ¡Pero son las ovejas, no los pastores, las que producen corderitos! Nuestros pastores guían a las ovejas (creyentes) para que produzcan corderos nuevos para la manada.


Lucille Lavender


Lecturas


domingo, 29 de agosto Juan 21:15-19

lunes, 30 de agosto Juan 13:34

martes, 31 de agosto Mateo 20:26-28

miércoles, 1ro de septiembre Gálatas 6:10

jueves, 2 de septiembre Gálatas 5:13-14

viernes, 3 de septiembre Efesios 4:32

sábado, 4 de septiembre 1 Juan 3:17-18

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Familia