El Costo Del Discipulado



Se cuenta que cuando Roberto F. Scott, el famoso explorador británico que llevó a cabo dos expediciones a la Antártida entre los años 1901-1912, estaba preparando su segundo viaje, recibió muchas cartas de admiradores que deseaban compartir el viaje con él.

Roberto Scott les respondió a todos invitándoles a ir con él, pero hablándoles con cruda franqueza de las durezas y riesgos de un viaje a la Antártida. Les decía al final que “bien podría suceder que nunca volvieran”. Cuando aquellos románticos aventureros recibieron esta respuesta sincera y realista de Scott se les acabaron las ganas de ir al Polo Sur.

Scott estaba diciéndoles la pura verdad, sin exageraciones. Porque él nunca volvió a su patria. Murió en el viaje de regreso a la base, quedando enterrado para siempre en los hielos eternos del Polo Sur.

Cristo Jesús fue también siempre honesto con sus seguidores y les dijo: “Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”

Lecturas:


domingo, 2 de octubre Lucas 14:33

lunes, 3 de octubre Mateo 28:19

martes, 4 de octubre Lucas 14:27

miércoles, 5 de octubre Juan 8:31

jueves, 6 de octubre Mateo 16:24-25

viernes, 7 de octubre Lucas 9:57-58

sábado, 8 de octubre Hechos 14:22

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo