Salvos por gracia.

Alguien explicó la gracia inmerecida de Dios de la siguiente manera: Después de siglos de manejo y de mal manejo, la mayoría de las palabras religiosas están tan trilladas que ya nadie se interesa por ellas. Pero por alguna razón no sucede así con la palabra gracia. De forma misteriosa aun derivados de ella, tales como grato y agraciado, conservan todavía algo de su encanto.

La gracia es algo que uno nunca puede obtener a menos que le sea dada. No hay manera alguna de ganarla, ni de merecerla, ni de que se produzca, como tampoco uno puede merecer el sabor de las frambuesas con crema, o ganarse una buena apariencia física, o venir por voluntad propia al mundo.

Lo fundamental de la fe cristiana es la afirmación de que somos salvos por gracia. No hay nada que tengamos que hacer o podamos hacer. Sólo creer y recibir por fe lo que Cristo hizo.

Hay solo una condición. Como sucede son cualquier regalo, el de la gracia solamente puede ser suyo si usted extiende su mano y lo toma. Tenga en cuenta que, el extender la mano y tomarlo también es un regalo.


Lecturas:

Domingo, 15 de noviembre Josué 2:1-24

lunes, 16 de noviembre Éxodo 33:12-16

martes, 17 de noviembre 2 Corintios 8:8-9

miércoles, 18 de noviembre Efesios 4:7

jueves, 19 de noviembre Jueces 6:16-18

viernes, 20 de noviembre Mateo 10:5-8

sábado, 21 de noviembre Ester 5:6-8

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)