Pura gracia manifiesta.

“Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.” Carta a los Hebreos 11:31


Imagínese, usted, que recibe en su hogar la visita de un desconocido. Éste trae consigo un regalo muy costoso para usted. Supongamos que usted le pide que le explique la razón por la cual le trae este regalo tan costoso. La persona le indica que no hay una razón que no sea el deseo de éste de agradarle a usted.

¿Se imagina usted qué haría ante una situación como ésta? Seguramente, tendría más preguntas que respuestas. Algunas de ellas podrían ser las siguientes: ¿Quién es este señor? ¿Por qué me trae este regalo a mí? ¿Cuál será el truco? ¿Qué estará buscando conseguir? La verdad es que ninguno de nosotros está habituado a manejar situaciones como ésta.

El pasaje del capítulo 2 del Libro de Josué para el día de hoy nos presenta una historia extremadamente interesante. La misma nos presenta a una ramera cananea que eventualmente sería contada entre la genealogía de Jesús, (Mateo 1:5). El nombre de esta mujer era Rahab. Rahab alojó en su residencia, ubicada en el muro de Jericó, a dos espías enviados por Josué para reconocer la ciudad que más tarde caería en manos del ejército israelita. Esta mujer no sólo los alojó, sino que también los encubrió y los ayudó a escapar de manos del rey de Jericó, engañando a sus perseguidores. Finalmente, los ayudó a escapar a escondidas a cambio de una promesa de salvar la vida de su familia y la suya propia, una vez la ciudad fuese atacada por el ejército invasor.

Por siglos, la figura de Rahab ha sido objeto de toda clase de discusiones e intentos de justificación; perdiéndose con ello la belleza de esta historia. Esta belleza consiste, justamente, en el hecho de que una mujer cananea, ramera, que utiliza la mentira para engañar a los hombres del rey de su propio pueblo; es utilizada por Dios no sólo para salvar la vida de aquellos dos espías sino para también figurar como parte de la genealogía del Redentor, toda vez que se convirtió en la tatarabuela del rey David. ¡Esto es pura gracia manifiesta!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)