¡Qué encuentro señores!

“Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres y has vencido.”

Génesis 32:27-28


En la saga de películas “Rocky” tras la desilusión de los fanáticos con la entrega de su quinta película, para compensar, dieciséis años después aparece nuevamente este personaje con un gran reto en la película “Rocky Balboa”. Aquí Rocky, un boxeador retirado ya entrado em sus sesenta años, tiene un último combate al enfrentarse al joven campeón de los pesos pesados. Esto como consecuencia de una pelea simulada por computadora en la cual se le otorga la victoria al veterano boxeador. Situación que enfurece al joven campeón y reta a Rocky a una pelea de boxeo real. Y aquí los tenemos, por un lado, un campeón joven, ágil y rápido, con el mundo por delante y por el otro, un veterano golpeado por la vida y el deporte, pero que pega fuertísimo. Y no importa cuán duro le den, siempre se levanta. Ambos frente a frente en un combate que te mantiene en el filo del asiento. En un combate en el que diríamos: ¡Qué encuentro señores! Aunque al final la victoria es para el joven campeón, el corazón de la fanaticada estaba con aquel veterano pues solo gritaban: “¡Rocky! ¡Rocky! ¡Rocky!”.

En el pasaje para hoy vemos otro tipo de encuentro, uno que no tiene precedentes. Jacob salía al encuentro con su hermano Esaú. Al enterarse que Esaú se acercaba también con cuatrocientos hombres, Jacob tuvo miedo y oró. Pero este no es del encuentro que hablamos. Pues al Jacob quedar solo, tras tomar las precauciones debidas y enviar al grupo que andaba con él adelante, tuvo otro encuentro, uno que no esperaba, donde luchó toda la noche cara a cara con Dios. ¡Qué encuentro señores! Jacob sigue en pie sólo por la gracia de Dios.

Este encuentro significó un nuevo comienzo para Jacob. Aquella noche aprendió que, no se consigue nada de Dios luchando y resistiendo como lo había hecho en toda su vida; más bien, con una naturaleza de dependencia, rindiéndose y aferrándose a Él.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)