¿Burlar a Dios? ¡Imposible!

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”.

Epístola a los Gálatas 6:7


Se dice que uno puede engañar a todos por un tiempo, o que puede engañar a algunos todo el tiempo. Lo que se dice que no es posible es engañar a todos, todo el tiempo. Usted puede o no, estar totalmente de acuerdo con este planteamiento. De todas formas, lo que se quiere implicar es que, tarde o temprano, el engaño ha de ser descubierto. Para aquellos a quienes nos es dado conocer la voluntad revelada de Dios en las Sagradas Escrituras, la afirmación que citamos arriba es absolutamente verdadera y creemos también que nuestra propensión al engaño es un reflejo de nuestra naturaleza pecaminosa.

En la historia de los patriarcas del pueblo de Dios nos encontramos con varios episodios marcados por una conducta engañosa. El que nos ocupa hoy es un caso muy particular. Se trata de Jacob, el hijo gemelo menor de Isaac y Rebeca. Éste, se aprovechó del hambre de su hermano para comprarle la primogenitura, y puesto de acuerdo con su madre, engañó a su anciano y ciego padre para conseguir la bendición que le correspondía a su hermano Esaú. Como consecuencia de toda esta trama engañosa, Jacob huye de su hermano y, de acuerdo con el consejo de su madre decide ir a la casa de Labán, su tío, en la tierra de Harán. Una vez allí, se enamora de su prima Raquel, por quien acordó trabajar durante siete años, a fin de casarse con ella. Al cabo de esos siete años, su tío Labán lo engaña, entregándole a Lea en lugar de Raquel. Todo esto para cumplir con la costumbre de dar en casamiento a la hija mayor antes que a la menor. Cuando Jacob se percata de que ha sido engañado, le reclama a su suegro por haberle entregado la mayor en lugar de la menor. Entonces, Jacob se ve obligado a trabajar siete años más por la hija menor. En fin, vemos cómo Jacob, el engañador, termina siendo engañado. Todo esto por dos razones: que aprendiera él y el pueblo de Dios una importante lección. ¿Cuál es esta lección? ¡QUE DIOS NO PUEDE SER BURLADO!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)