Un Sueño Revelador

“Y soñó: Y he aquí una escalera que estaba apoyada en la tierra, y su extremo tocaba el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían de ella”.

Génesis 28:12


En la lectura para hoy vemos que Jacob tuvo un sueño en su camino a Harán, mientras que, por consejo de su madre, huía de su hermano Esaú quien quería matarlo. Esaú estaba furioso porque Jacob se había aprovechado de él, convenciéndole, en primer lugar, de venderle su primogenitura y además, por quitarle su bendición tras engañar a su padre Isaac.

En el sueño Jacob vio una escalera que, de la tierra llegaba al cielo y los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. Y Jehová, en el mismo, le revela a Jacob la promesa hecha a sus antepasados Abraham e Isaac. Le dice también que lo ha escogido para ser quien transmita el linaje, es decir, que por él se concederán las bendiciones, y le hace tres grandes promesas. Primero, Dios les dará tierra a Jacob y sus descendientes. Segundo, los descendientes de Jacob se extenderán en todas direcciones para poblar el mundo. Y tercero, Dios bendecirá todas las familias de la tierra a través de los descendientes de Jacob. Además, le asegura que las promesas que aquí recibe son buenas, sin importar el lugar donde lo pueda llevar su viaje, pues Dios estará con él y lo protegerá toda su vida. La pregunta es, ¿Cómo Jacob habiendo hecho las cosas que hizo, Dios le concedió tan grandes honores? Pues, Dios escoge a quien quiere escoger. ¿Quiénes somos nosotros para cuestionar su elección?

Han sido varias las interpretaciones que se le han dado al sueño de Jacob y en especial a la escalera por la cual los ángeles bajaban y subían. Para unos la escalera simboliza los exilios que el pueblo judío sufriría antes de la llegada del Mesías. Para otros simbolizaba el mismo Jacob quien estaba siempre acompañado de ángeles. Hay quienes la ven como el “puente” entre el cielo y la tierra establecido a través del pacto entre Dios y el pueblo judío fortificado por las oraciones y sacrificios en el templo. Y están los que dicen que la misma representa la Torá como un nuevo vínculo entre el cielo y la tierra. Pero la verdadera interpretación la presenta Dios mismo, cuando Jesús le dice a Natanael que vería cosas mayores y vería el cielo abierto y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre (Juan 1:50-51). Cristo era la escalera que Jacob veía.

A Jacob en su sueño se le revelaron grandes cosas, promesas que serán cumplidas por completo hasta muchas generaciones después de su muerte. Pero, la mayor de todas fue la revelación de Cristo; el único puente, el único camino y mediador entre Dios y los hombres. Jacob no era digno de recibir tan grande honor, sólo por la gracia de Dios pudo tener tan grande privilegio.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)