Un Pacto Desigual

July 7, 2020

“Y estableceré mi pacto entre Mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti”.

                                                                 Libro de Genesis 17:7

 

     Conversaba, en estos días, con mi hermana Nydia, y la escuchaba lamentarse con respecto a la manera en la que muchas personas se quejaban, mientras despreciaban las ayudas recibidas durante este período de aislamiento. Concluía que la mayor parte de nuestra gente se mostraba malagradecida, lo cual era una señal de su corrupción. Me decía que la mayor parte de ellos, expresaba su inconformidad y trato injusto a la hora de evaluar la ayuda recibida.

     Mientras escuchaba a mi hermana, reflexionaba sobre cuánta verdad salía de sus labios. La primera de esas verdades tiene que ver con la siguiente expresión: “La gente habla de la corrupción de los políticos; pero es que ellos son tan corruptos como los políticos a los cuales critican”. ¡Así es!, pensaba yo. El gran problema de toda la humanidad es que todos somos moralmente corruptos; aunque algunos lo reflejen más dramáticamente que otros. La segunda verdad tiene que ver con la manera tan parcializada con la que juzgamos el trato recibido en nuestras relaciones con los demás. Por eso, les invito a preguntarnos: ¿Qué es un trato injusto?

     Durante los próximos días estaremos trabajando con lo que se conoce como, la Teología del Pacto. Con ello, nos referimos a la manera en la que Dios establece las condiciones de su relación con el ser humano. Así, hablamos del pacto con Adán, del pacto con Noé, del pacto con Abraham, del pacto con Moisés, del pacto con David y del Nuevo Pacto en Cristo. En todos y cada uno de estos pactos Dios establece sus términos y sus condiciones. A partir de la incapacidad de Adán y Eva para cumplir con su parte del primer pacto, conocido como el pacto de obras, toda la humanidad cayó en un estado de corrupción espiritual que alcanza todos los aspectos de la vida humana. Entonces, Dios establece lo que se conoce como el Pacto de Gracia. Este sería un pacto en el cual Dios, no sólo establecería sus términos y sus condiciones, sino que también establecería los medios para que el ser humano fuera capaz de cumplir con los términos y las condiciones impuestas por Dios mismo. Ese pacto de gracia tendría varios períodos de expresión: Noé, Abraham, Moisés, David y Cristo. ¡Demos gloria a Dios!, porque, en cada uno de estos períodos, Cristo es el garantizador de un pacto desigual. ¿Alguno osa quejarse por esto?

 

Please reload

Featured Posts

     Los ancianos de pueblo miraban hacia atrás y lloraban mientras que los jóvenes miraban hacia adelante y se regocijaban. Lágrimas y risas se dan h...

Miremos siempre hacia el futuro

August 3, 2020

1/7
Please reload

Recent Posts

July 28, 2020

July 19, 2020

July 19, 2020

Please reload

Archive