Sacarle Partido A La Vida O Perder El Partido De La Vida

“Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda clase de avaricia; porque la vida del hombre nos consiste en la abundancia de los bienes que posee.”


Evangelio según Lucas 12:15


El afamado y fenecido escritor ruso León Tolstói refirió la historia de un hombre rico que parecía nunca estar satisfecho. Siempre ambicionaba más y más. Cierto día, se enteró de una excelente oportunidad de conseguir una buena cantidad de tierra. Por unos mil rublos podría obtener toda la cantidad de tierra que lograra alcanzar caminando en un período de un día; con la condición de que tenía que regresar al punto de partida antes de la caída del sol. De otra forma, perdería su inversión.


Así, que se levantó muy temprano y comenzó a caminar todo cuanto pudo. Pensó que mientras más caminara, mayor sería la cantidad de tierra a ganar. Pero, cuando se percató de cuánto se había alejado del punto de partida, y cuán cerca estaba la hora del ocaso, comenzó a aligerar su paso en su regreso. Cuando, al fin, pudo divisar el punto de partida, y estaba a punto de caer el ocaso, decidió correr con las pocas fuerzas que le quedaban. El hombre resultó cayendo al suelo, y allí mismo murió. Entonces, sus sirvientes tomaron un pico y una pala, y cavaron un hoyo para depositar allí los restos del pobre hombre rico. Tolstói puso por título a esta breve historia: “¿Cuánta Tierra Necesita Un Hombre?” Luego, concluye respondiendo: “Unos seis pies, desde la cabeza a los pies”.


En cierta ocasión, vino a Jesús un hombre con una petición muy particular, diciéndole: “Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia”. Entonces, Jesús, en lugar de tomar parte en aquella disputa familiar, optó por aprovechar la ocasión para ofrecer una lección, tanto a aquel hombre como a todos los que estaban con Él. Les dijo: “Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. Luego, pasó a contar la parábola del rico insensato. Pienso, que aunque el personaje de dicha parábola, tal como en el cuento de Tolstói, era un hombre rico; la lección se aplica tanto a ricos como a las demás personas. Seguro, que todos hemos escuchado decir que “hay que sacarle el mejor partido a la vida”. Con ello, se quiere decir que la mejor aspiración consiste en sacar el mejor provecho posible a esta vida. Lo que se olvida es que ésta es pasajera, y que, en esa búsqueda, se puede perder el partido de la vida. ¡Que Dios nos ayude a evitarlo, y a vivir la vida para Él!

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)