¿De qué se nos acusa?

May 18, 2020

“Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como la flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; mas la Palabra del Señor permanece para siempre.”

 

                                                1ra Epístola del apóstol San Pedro 1:24-25a

                                    

     Como consecuencia de las posturas que hemos asumido, a lo largo de nuestra tarea ministerial, se nos ha acusado muchas veces y de muchas maneras. Algunas de esas acusaciones han sido falsas y mal intencionadas, mientras que otras han sido resultado del prejucio o, sencillamente, han sido fruto de las diferencias de opinión entre algunas personas y nosotros.

     En lo personal, en cierta ocasión se me acusó, falsamente, de ser arminiano y carismático. ¿Se puede usted imaginar? Por otro lado, en otras ocasiones hemos sido acusados de ser demasiado anticuados y conservadores, en cuanto a nuestras preferencias con respecto al modo de adorar y a nuestra teología, y hasta se nos ha acusado de ser fundamentalistas. Se nos ha acusado una y otra vez, y de muchas maneras distintas. Así, podríamos continuar compartiendo experiencias, tanto en el plano personal, como en el plano de la vida congregacional.

     Hay unas acusaciones que se nos hicieron hace algunos años, y que hoy compartimos con ustedes. Recién salidos de la antigua denominación, se nos tildó de homófobos por nuestro alegado rechazo o miedo irracional con respecto a las personas homosexuales. ¡Amagínese, usted! Pero, también surgió otra acusación que nunca había escuchado; cuando se nos tildó de ser “bibliólatras”. Lo que se alegaba, entonces, es que nos habíamos convertido en adorardores de la Biblia. Es obvio que la acusación es totalmente falsa; pero, lo que quizo implicarse era que nuestra congregación se había convertido en algo así como una secta que adoraba un Libro. Cabe destacar que quien hizo semejante acusación, es un ministro ordenado que hace rato dejó de creer que la Biblia es la Palabra de Dios. Por esa razón acusa de esa manera, porque no puede rebatir con argumentos las verdades contenidas en la Sagrada Escritura. Durante estos dos próximos domingos, estaremos reflexionando sobre la opinión que el propio Jesús tenía con respecto a la Sagrada Escritura. Los primeros dos puntos que destacaremos son los siguientes:

  1. Jesús aceptaba la Biblia totalmente, y

  2. Jesús tenía la Biblia como regla de vida.

 

Seguramente, ¡vendrán más acusaciones!

 

Please reload

Featured Posts

     Los ancianos de pueblo miraban hacia atrás y lloraban mientras que los jóvenes miraban hacia adelante y se regocijaban. Lágrimas y risas se dan h...

Miremos siempre hacia el futuro

August 3, 2020

1/7
Please reload

Recent Posts

July 28, 2020

July 19, 2020

July 19, 2020

Please reload

Archive