Pero...

Frecuentemente nos encontramos a nosotros mismos en situaciones que parecen imposibles. El temor nos persigue como una sombra y el sentimiento de “para qué seguir” bombardea nuestras mentes. Después con fe y confianza renovadas, a pesar de todo lo acontecido, decimos: “Pero, no obstante, confío en Dios.”

Esta palabra “pero” la encontramos con frecuencia en la Biblia. Es usada muchas veces en conexión con poder y victoria ante la amenaza y el peligro. En 2 Corintios 7:5 Pablo recuerda la experiencia en Macedonia de hallarse muy cansado y enfrentando dificultades por todas partes, y entonces, añade: “Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito” (2 Corintios. 7:6).

Algunas veces nos sentimos aplastados por el fracaso y preguntamos: ¿Para qué seguir?” Simón Pedro después de haberse pasado toda la noche pescando sin conseguir nada, pudo haberle contestado a Cristo de esa manera: en lugar de ello, dijo: “Pero por tu palabra echaré la red” (Lucas 5:5). Y la pesca fue tan abundante que se rompía la red.

Eso es lo que ocurre cuando decimos: “Sé que en el pasado he tenido fracasos y desilusiones, pero hoy, no obstante, voy a confiar en Dios.”


Lecturas:


domingo, 19 de abril Mateo 6:25-34

lunes, 20 de abril 1 Corintios 15:51-58

martes, 21 de abril 1 Juan 5:13-21

miércoles, 22 de abril Hebreos 13:1-6

jueves, 23 de abril Hebreos 4:14-16

viernes, 24 de abril Gálatas 5:1-12

sábado, 25 de abril Filipenses 1:3-11

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)