Alimento para nuestra alma

March 28, 2020

Alimento para nuestra alma

     

Se cuenta de una mujer que fue a una pajarería a comprar un loro que hablara. El dueño del establecimiento le vendió uno que estaba garantizado que hablaría. La mujer se lo agradeció y se marchó a su casa con el loro, y allí lo metió en una linda jaula.

    

Dos días después regresó a la pajarería alegando que el loro no había hablado todavía.

 

-¿Le ha puesto usted al loro un espejo en la jaula? -le preguntó el vendedor-. A ellos a veces les gusta mirarse en el espejo y eso les ayuda a hablar.

    

La mujer compró un espejo, se lo llevó a casa y se lo puso al loro en la jaula. Al día siguiente regresó a la pajarería e informó que no había tenido suerte. El loro no había dicho ni palabra.

 

- Pruebe con una escalera - le dijo el hombre-. A veces les gusta subirse por la escalera y eso les estimula a hablar.

 

Así que la señora se hizo con una escalera y la instaló en la jaula, pero sin éxito alguno. El loro no abrió el pico.

 

 - Vea si le da resultado una pequeña percha donde el loro se pueda balancear - le dijo esta vez el encargado del establecimiento -. A todos los pájaros les gusta balancearse. Seguramente esto le ayudará a hablar.

 

A la mañana siguiente la mujer volvió otra vez a la pajarería.

 

-Mi loro murió la pasada noche -dijo con tristeza.

-¡Cuánto lo siento! -le respondió el hombre-. ¿Dijo el loro algo antes de morir?

-Sí -contestó la mujer-. Antes de exhalar el último suspiro el loro preguntó: “¿Es que no venden comida en esa pajarería?”

 

Con cuánta facilidad compramos espejos para cultivar nuestra vanidad, escaleras para subir más alto en la posición social y columpios para disfrutar del placer de la vida. Pero, ¿dónde está el alimento para nuestra alma? Nuestra alma también necesita atención y clama por alimento.

 

LECTURAS

 

domingo, 29 de marzo                   Salmos 42:1-5

lunes, 30 de marzo                        1 Corintios 10:1-4

martes, 31 de marzo                      1 Pedro 2:1-3

miércoles, 1ro de abril                    Hebreos 5:11-14

jueves, 2 de abril                           Juan 6:48-51

viernes, 3 de abril                          Isaías 25:6-12

sábado, 4 de abril                          Isaías 55:1-5

 

 

Please reload

Featured Posts

 “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron len...

Reportande desde Pentecostés

June 1, 2020

1/9
Please reload

Recent Posts

May 25, 2020

Please reload

Archive