La evidencia de la experiencia personal

Un incrédulo estaba hablando acerca de la necedad de las creencias religiosas en general y de la fe cristiana en particular. Al final de su disertación preguntó si alguien tenía algo para decir o preguntar. Entre los asistentes se encontraba un hombre que había sido un caso perdido de vicio y corrupción, pero que había sido alcanzado por Cristo y su vida se transformó por completo. En respuesta a la invitación se acercó al frente con una naranja en la mano; la peló delante de todos y empezó a comérsela.

El orador empezó a impacientarse y preguntó si tenía alguna duda o cuestión. Después de comerse el último gajo de naranja se volvió al incrédulo y le preguntó:

-La naranja que me he comido, ¿era dulce o agria?

El enojado orador replicó:

-¡Necio! ¿Cómo puedo saber si era dulce o agria si no la he probado?

A lo que el recién convertido contestó:

-¿Cómo puede usted hablar acerca de Cristo sin haberlo probado?


Lecturas


domingo, 1 de marzo 2 Crónicas 7:12-18

lunes, 2 de marzo 2 Crónicas 30:1-12

martes, 3 de marzo Colosenses 3:5-117

miércoles, 4 de marzo 2 Pedro 3:8-13

jueves, 5 de marzo Ezequiel 18:30-32

viernes, 6 de marzo Hechos 2:37-42

sábado, 7 de marzo Mateo 31:1-12


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)