La mejor manera de celebrar.

“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”

Evangelio según San Juan 4:23


Dado el hecho de que se ha escrito mucho sobre el tema de por qué razón muchas personas no acuden a un templo, cierto pastor decidió escribir algo sobre el por qué muchos van a un templo. Aquí está su lista de razones:

  • Para salir de la casa y charlar con la gente,

  • Para criticar un poco,

  • Para conseguir el hombre o la mujer de sus sueños,

  • Para estrenar ropa, zapatos o peinado nuevo,

  • Para gozarse un poco o para llenarse de Dios, etc.

¡Qué bueno es saber que en Westminster no pasa eso! Sin embargo, debemos reconocer que muchas personas pueden verse tentadas a asistir a algún templo por esas y por otras razones que no son las correctas. Pienso que se engañan a sí mismos. Como dijo el Pastor Billy Sunday: “Meterse en un templo no convierte a nadie en cristiano; como tampoco meter una carretilla en un garaje la convierte en un vehículo de motor”. Acudir a un templo, tampoco nos convierte en adoradores.

El día de hoy nos acompaña una porción del diálogo entre Jesús y la samaritana, en la que ambos discuten sobre un tema que había provocado debates centenarios entre judíos y samaritanos. Este tema giraba en torno al lugar correcto para adorar. Los judíos entendían que el lugar correcto era Jerusalén, mientras que los samaritanos defendían la ubicación de la adoración verdadera en el monte Gezirim. Cada uno de estos dos grupos tenía sus razones para defender su postura. Por la gracia de Dios, en este pasaje Jesús resuelve el debate, cuando le dice a la samaritana: “Mujer, créeme que la hora viene cuando ni en este monte (Gezirim) ni en Jerusalén adoraréis al Padre”. Luego, aclara que la verdadera adoración no la define la ubicación física. La verdadera adoración no la define el ser humano. Dios mismo la define. Y ésta ha de ser de orden espiritual y fundamentada en la verdad. De hecho, la iniciativa en la adoración no es nuestra, pues es Dios quien busca a quienes han de adorarle. Tal y como sucedió en el Éxodo, Dios libera a los suyos para que le adoren o le celebren fiesta, (Éx.5:1). Pienso que la mejor manera de celebrar nuestro quinto aniversario es precisamente adorando a Dios teniendo en cuenta dos elementos fundamentales: El primero es que es Él quien nos ha buscado para adorarle. El segundo es que esta adoración ha de ser en espíritu y según su verdad.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)