December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Ponle el sello.

November 25, 2019

“Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida. El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano”.

 

Evangelio según San Juan 3:34-35

                                   

     “Una fuente de entero crédito que no quiso ser identificada declaró lo siguiente…” No sé si a usted le sucede lo que a mí; pero cada vez escucho esta declaración, pongo en total duda todo lo que la fuente pueda haber dicho. Me pregunto: Si la fuente es entero crédito, ¿por qué razón no puede identificarse?

    Cuando deseamos corroborar la veracidad de cualquier información que recibimos, el primer paso en la dirección correcta es asegurarnos de que la fuente es confiable. Y un elemento básico en esa dirección es verificar si esa fuente es capaz de identificarse sin ningún grado de reserva.

     Las Sagradas Escrituras nos dejan saber que en la antigüedad Dios se había manifestado a su pueblo por medio de sus profetas, llamados así porque hablaban al pueblo en el nombre de Dios. Este modo de comunicarse era justificado por causa del pecado de la desobediencia del ser humano. Esta desobediencia trajo como consecuencia el distanciamiento entre Dios y sus criaturas. Entonces, Dios llamó y capacitó a quienes llamó para que sirvieran como los portavoces de su plan y voluntad para su pueblo escogido. Aunque este testimonio fue inspirado por Dios, estaba sujeto a las limitaciones de los instrumentos por medio de los cuales Dios hablaba. Es decir, aunque escogidos por Dios, eran falibles. Entonces, Dios reveló su eterno y perfecto plan por medio de la única fuente capaz de encarnar y transmitir ese mensaje de manera perfecta. Esa fuente de entero crédito lo fue su unigénito Hijo, nuestro perfecto Redentor. Él tiene el sello de aprobación del Padre.

 

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags