AFIRMACIÓN COMUNAL DE FE HISTÓRICA DE LA IGLESIA:

August 14, 2019

  • Nuestra fe y seguridad no proceden de la carne y la sangre, es decir, de poderes naturales dentro de nosotros, sino de la inspiración del Espíritu Santo,

 

  • A quien confesamos como Dios, igual con el Padre y con su Hijo, quien nos santifica, y por su propia acción nos lleva a la verdad total, sin el cual seríamos para siempre enemigos de Dios y desconocedores de su Hijo, Cristo Jesús.

 

  • Por naturaleza estamos tan muertos, ciegos y pervertidos, que no podemos sentir cuando somos aguijoneados, ver la luz cuando brilla, ni asentir a la voluntad de Dios cuando es revelada,

 

  • A menos que el Espíritu del Señor Jesús avive aquello que está muerto, ilumine la oscuridad de nuestras mentes, e incline nuestros obstinados corazones a obedecer su bendita voluntad.

 

  • Y así como confesamos que Dios el Padre nos creó cuando no existíamos, y así como el Hijo, nuestro Señor Jesús, nos redimió cuando aún éramos sus enemigos, así también confesamos que el Espíritu Santo nos santifica y regenera, sin tener en consideración nuestros méritos, tanto antes como después de nuestra regeneración.

 

  • Para decirlo en forma más clara; así como renunciamos voluntariamente a cualquier honor y gloria por nuestra propia creación y redención, así también lo hacemos por nuestra regeneración y santificación, ya que por nosotros mismos no somos capaces de concebir un solo pensamiento bueno; el que ha comenzado la obra en nosotros nos hace perseverar en ella, para la alabanza y gloria de su inmerecida gracia.

 

                                                             (La Confesión Escocesa, capítulo XII)

Please reload

Featured Posts

 “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron len...

Reportande desde Pentecostés

June 1, 2020

1/9
Please reload

Recent Posts

May 25, 2020

Please reload

Archive