December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

¿Será O No Será?

July 22, 2019

“Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”.

Evangelio según San Mateo 6:13b

                                   

     Llegamos a la conclusión del Padre Nuestro. Nos referimos a esta parte, que dice: “Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”. Sin lugar a dudas, esta es una forma más que adecuada para concluir la oración modelo; toda vez que adjudica al Padre toda la autoridad y poder para hacer todo aquello que disponga para el bien de los suyos.

     Sin embargo, y siendo justos con la realidad histórica, los más antiguos manuscritos del evangelio según San Mateo no incluyen esta parte final del Padre Nuestro. Se entiende que fue para la primera mitad del siglo II cuando se registran por primera vez las palabras: “porque tuyo es el reino, el poder, y la gloria por siempre”. Según los estudios realizados, la iglesia del primer siglo solía recitar el Padre Nuestro tal y como aparece hoy en el evangelio sólo hasta la primera mitad del versículo 13. Entonces el ministro a cargo pronunciaba las palabras de la conclusión y el pueblo respondía con un: Amén.

     Ahora bien, ¿será apropiado cerrar la oración modelo con la conclusión que aparentemente la iglesia incorporó? ¿Añade alguna enseñanza ajena a la mejor teología bíblica? Me parece que la respuesta a esta pregunta es un rotundo y definitivo NO. ¿Acaso no es una verdad indiscutible que las todas las Sagradas Escrituras atribuyen a Dios todo el reino, todo el poder y toda la gloria, por siempre? Tomemos un solo ejemplo, que nos parece que es absolutamente suficiente. Nos referimos a la oración de despedida del rey David, registrada en el Primer Libro de Crónicas, 29:10-13. Una parte de esta oración contenida en el versículo 11, dice: “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y Tú eres excelso sobre todos”. Pienso que debemos tener mucho cuidado a la hora de examinar el Texto Sagrado y asegurarnos de no añadir nada contrario al consejo divino. Pero, también creo que ese cuidado no nos debe llevar al extremo de negar las prácticas sanas y correctas que la iglesia puso en práctica desde muy temprano en su desarrollo. ¡Que así nos ayude Dios!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags