January 21, 2020

January 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Recent Posts

“La mujer samaritana le dijo: Cómo Tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre...

Sin Barreras

January 21, 2020

1/8
Please reload

Featured Posts

Perdón en Dos Dimensiones

July 2, 2019

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

Evangelio según San Mateo 6:12

 

     “Dicebamus hesterna die” (latín), “Como decíamos ayer…” Esta frase es atribuida a un gran místico español, el monje agustino Fray Luis de León. Cuenta la historia que luego de su traducción de la Biblia al español éste fue acusado por el dominico Fray Bartolomé de Medina ante el Tribunal del Santo Oficio. Permaneció encarcelado por más de cuatro años por dicha acusación. Sin embargo, eventualmente en el proceso, prevaleció la verdad y fue reintegrado a su cátedra en la Universidad de Salamanca. Al regresar al salón de clases y mientras todos esperaban que sus primeras palabras reflejaran la sed propia de venganza contra sus detractores; pronunció la frase citada arriba: “Como decíamos ayer…”

     ¿Qué habrá motivado a Fray Luis de León a responder con tanta gracia y sabiduría? No sabemos a ciencia cierta. Lo que sí podemos entender es que esta es la manera apropiada en que un cristiano debería reaccionar ante una situación como ésta. ¿Por qué razón? Veamos.

     El día de hoy estaremos reflexionando sobre la quinta petición del Padre Nuestro, que dice: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”. Para la mejor comprensión de dicha petición nos conviene mirar la doctrina bíblica del perdón en dos dimensiones. ¿Cuáles son? La primera dimensión tiene que ver con lo que podemos llamar el perdón judicial de Dios. Este perdón se nos otorga por la libre e inalterable gracia que Dios nos concede por la fe en el perfecto y único sacrificio de su Hijo Jesús. Este perdón descansa en el poder soberano de Dios. Sin embargo, existe una segunda dimensión del perdón. Ésta es de carácter relacional y se refiere a la realidad de que aun cuando sabemos que hemos recibido la seguridad de la vida eterna, reconocemos que continuamos pecando contra nuestro prójimo y contra Dios. Para ello, Él nos llama al arrepentimiento y a la confesión de manera cotidiana y consistente. Cuando no lo hacemos, no perdemos la salvación sino, como dice el salmista, el gozo de la salvación. Nuestra relación eterna con Dios no se afecta, pero sí nuestra relación cotidiana. Es aquí donde encaja la quinta petición del Padre Nuestro. ¡Que Dios nos ayude a perdonar tal como lo hizo Él con nosotros!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags