November 19, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 11, 2019

November 11, 2019

Please reload

Recent Posts

“El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este...

Cuando Es Mejor Un Segundo Lugar

November 19, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Hablemos Sobre El Reino

June 4, 2019

“Venga tu reino.”

Evangelio segúnSan Mateo 6:10a

                                    

     Cuando cierto joven hizo pública profesión de fe, su padre, muy resentido, le dio este consejo: “Jaime, deberías primeramente establecerte en un buen negocio y entonces entrar en esos asuntos de religión”. El joven le contestó: “Padre, Jesús me da un consejo totalmente diferente, cuando dice que busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.

     Pienso que la reacción de este padre, ante la decisión de su hijo, refleja muy bien cuáles son las prioridades que, como regla general, tenemos todos los seres humanos. Pensamos en las cosas de Dios o en el reino de Dios como algo ajeno a nuestros intereses cotidianos. Sin embargo, al examinar la norma de oración que Jesús nos dejó encontramos que la segunda petición es ésta: “Venga tu reino”.   

     De inmediato podríamos preguntarnos: ¿Qué es el reino de Dios? ¿Será uno de carácter material o físico? ¿Por qué se nos enseña a pedir que este reino venga? Esas son sólo algunas de las preguntas que podríamos hacernos. Veamos. En un sentido amplio, creemos que el reino de Dios comprende su soberanía y control en todas las edades y sobre todo cuanto existe. Sin embargo, también reconocemos la realidad de que desde la caída del ser humano, el pecado entró a este mundo y consecuentemente entró la maldad como un principio que domina todas las esferas de la creación. Desde entonces, el reino de Dios ha venido operando en aquellos a quienes Él ha querido escoger y llamar según su propósito santo. Por otro lado, también prometió el establecimiento de su reino de una manera más clara y definitiva por medio de la encarnación de su Hijo. En ese sentido el reino de Dios ya está entre nosotros. Sin embargo, pedimos que el mismo continúe expandiéndose en la medida en que Dios continúe atrayendo a Sí a los suyos, y hasta el día de su consumación final, cuando Cristo vuelva a la tierra para llevar a cabo el juicio final y establecer el reino de Dios de manera perfecta y absoluta. Pidamos, pues, ¡Que venga el reino de Dios!

 

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags