December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

¿Por dónde se empieza?

May 28, 2019

“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”.

Evangelio según San Mateo 6:9

 

                                   

     Don Ceferino “Cefo” Conde nació en Juana Díaz el 26 de agosto de 1910. Fue un destacado jugador de béisbol en lo que se conoce como la era dorada de este deporte en Puerto Rico. Como aficionado, jugó en Juana Díaz y como profesional militó en varios equipos, teniendo sus mejores años con los Indios de Mayagüez. A él se le atribuye la conocida expresión que dice así: “Lo importante es llegar a primera”.

     Esta expresión implica la importancia que tiene, en el deporte del béisbol, lograr arribar a la primera base para poder entonces avanzar, hasta llegar a anotar una carrera para su equipo. Se puede llegar a la primera base de distintas maneras: por medio de un incogible, una base por bolas, un pelotazo, un error y hasta por un tercer “strike” que el receptor del equipo contrario no sea capaz de retener. Pero, más allá de esto, no se puede minimizar la importancia que tiene dar ese importante primer paso; en un deporte en el cual existe un orden determinado para poder alcanzar la meta que es anotar más carreras que el equipo contrario.

     Hoy retomamos la discusión sobre la oración modelo o el Padre nuestro. Pero, tal vez se pregunte usted: ¿Qué tiene que ver esto con la oración? Pienso que tiene muchísimo que ver. En primer lugar, recordemos que Jesús está enseñando a sus discípulos la forma correcta para dirigirse a Dios en oración. En segundo lugar, recordemos nuestra humana tendencia a querer ponerle nuestra propia marca a todo cuanto hacemos. Y, en tercer lugar, recordemos que cada vez que alcanzamos nuestra pretensión de hacer lo que queremos, en lugar de seguir las instrucciones que Dios nos ha dejado, los resultados no son los mejores. Por esas razones y seguramente otras más, Jesús nos enseñó por dónde debemos comenzar nuestras oraciones. La fórmula que nos dejó tiene un primer paso, una primera expresión, alguien a quien vamos a dirigirnos. ¿Cuál es esa primera expresión? ¿A quién vamos a dirigirnos? La primera expresión es: Padre nuestro. A Él nos vamos a dirigir. Volvamos a la analogía del béisbol. Si para lograr el fin esperado, es importante llegar a primera base; para aprender a orar correctamente, es importante conocer por dónde se empieza. ¡Que así nos ayude Dios!

 

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags