Dios, Sí Se Ocupa.

“Oye a tu padre, a aquél que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.”

Libro de los Proverbios 23:22



Un viejo ministro de Nueva Orleans viajó al estado de Ohio para ocupar el púlpito de su hijo, donde había una fuerte nevada. Comenzando su sermón, alguien pensó: ¿Por qué habrán hecho venir hasta acá a este pobre viejo, en una noche tan fría y con tanta nieve? Sin embargo, luego de haberlo escuchado predicar, dijo así, en sentido figurado: “No importa tener nieve en el techo, si en el interior hay buen fuego”.

¿No les parece a ustedes maravillosa esta historia? ¿No creen ustedes que la misma retrata muy bien la manera en que mucha gente joven trata a sus mayores? Debemos reconocer que con mucha mayor frecuencia de la que todos quisiéramos, nos toca ser testigos del desprecio y el abandono al que son sometidas muchas personas de edad avanzada. Tal parece que muchos hijos y nietos optan por desentenderse de sus padres y abuelos, cuando entienden que éstos ya no tienen mucho que ofrecer. Lamentablemente, así piensan muchas personas.

Sin embargo, podemos ver que las Sagradas Escrituras nos presentan una concepción muy distinta a la antes descrita. Un ejemplo de esto es el proverbio citado arriba. Allí se nos invita a escuchar el consejo del padre que nos engendró y a no menospreciar a nuestras madres ya ancianas. Esto es sólo una proyección del lugar que la Biblia da a los años mayores. Ese tiene que ser nuestro modelo. Y si nos tocare vivir la experiencia de ser ya mayores y no recibiéremos el debido respeto de los más jóvenes; recordemos siempre que Dios, sí se ocupa de nosotros. ¡Demos gracias a Dios por ello!


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)