Oración de Martín Lutero antes de presentarse ante la Dieta de Worms

“Omnipotente y eterno Dios, ¡Qué terible es este mundo! ¡Cómo quiere abrir sus quijadas para devorarme! ¡Y qué débil es la confianza que pongo en Ti! Dios mío, protégeme en contra de la sabiduría mundanal. Lleva a cabo la obra, puesto que no es mía; sino tuya. No tengo nada que me traiga aquí, ni tengo controversia alguna con estos grandes de la tierra. Desearía pasar los días que me quedan de vida, tranquilo, feliz, y lleno de calma. Empero, la causa es tuya; es justa; es eterna. ¡Dios mío, ampárame, Tú eres fiel y no cambias nunca! No pongo mi confianza en ningún hombre. ¡DIOS MÍO, DIOS MÍO!, ¿NO ME OYES? ¿ESTÁS MUERTO? NO; NO ESTÁS MUERTO; mas te escondes. Dios mío, ¿dónde estás? Ven, ven. Yo sé que me has escogido para esta obra. ¡Levántate, pues, y ayúdame! Por amor de Tu amado Hijo Jesucristo, que es mi defensor, mi escudo y mi fortaleza, ponte de mi lado. Estoy listo, dispuesto a ofrecer mi vida, tan obediente como un cordero, en testimonio de la verdad. Aun cuando el mundo estuviera lleno de diablos; aunque mi cuerpo fuera descoyuntado en el ‘potro’, despedazado y reducido a cenizas, mi alma es tuya: tu Sagrada Escritura me lo dice. Amén. ¡Dios mío, ampárame! Amén."

Lecturas

domingo, 31 de marzo Mateo 6:5-15

lunes, 1ro de abril Salmo 51:15-19

martes, 2 de abril Mateo 7:7-12

miércoles, 3 de abril Salmo 125:1-5

jueves, 4 de abril 1 Juan 5:13-21

viernes, 5 de abril Eclesiastés 5:1-7

sábado,6 de abril Génesis 18:23-33

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)