December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Audiencia Con El Padre Nuestro

March 4, 2019

 

“Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos.”

 

Libro de los Salmos 34:15

                                   

     Se cuenta la historia de un viejo escocés que estando gravemente enfermo, su familia decidió llamar al Pastor para que viniese a orar con él. Cuando éste entró a la habitación del hospital, se sentó en una silla que estaba al costado de la cama, y al percatarse de que al otro lado había una silla vacía, le comentó así al viejo escocés, mientras apuntaba a la otra silla: “Donald, me doy cuenta de que no soy la primera persona que viene a visitarte hoy”. Entonces, Donald le contestó: “Pastor, le voy a contar la historia de esa silla. Hace muchos años luchaba con mi dificultad para poder concentrarme a la hora de hacer mis oraciones. Decidí consultarlo con mi Pastor y éste me pidió que dejara de preocuparme por determinar cuál era la postura o la hora correcta para orar. Entonces, me recomendó utilizar dos sillas. En una debería sentarme, mientras que en la otra debería asumir que estaba Dios sentado frente a mí. Desde entonces, he estado haciendo eso. En esa silla está sentado el Padre nuestro”.

     Unos días después, la hija de Donald llamó al Pastor para notificarle la muerte de su papá. Lamentó no haber estado presente en el momento de su deceso. Le dijo así al Pastor: “Decidí irme a descansar una o dos horas, pues estaba estable y profundamente dormido. Cuando regresé ya había fallecido. Lo encontré tal como lo dejé, sólo que esta vez tenía su mano puesta sobre la silla que estaba a su lado”. El Pastor le contestó: “No me extraña. Puedes estar tranquila. Entiendo bien por qué lo hizo”.

     Hoy comenzamos un extenso período de reflexión sobre el extraordinario medio de gracia que es la oración. Las primeras preguntas atienden el significado de la oración y a quién debemos dirigir nuestras oraciones. En esencia, la oración es el ofrecimiento de nuestros deseos a Dios, en el nombre de Cristo y por la ayuda del Espíritu Santo, confesando nuestros pecados y agradeciendo sus misericordias. Por otro lado, siendo Dios el único capaz de escudriñar los corazones, de escuchar las peticiones, de perdonar nuestros pecados y de satisfacer nuestras necesidades; nuestras oraciones deben ser dirigidas solamente a Él. En pocas palabras, orar es sinónimo de hablar con el Padre nuestro. ¿Qué les parece si seguimos el ejemplo del viejo escocés? ¡Que así nos ayude Dios! 

 

 

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags