Tercer domingo de Adviento

El tercer domingo de Adviento ha sido tradicionalmente la fecha en que la alegría, tanto de la Navidad como del Reino verdadero, irrumpe en toda su fuerza. El nombre antiguo de este domingo es “Gaudate” o “Alegraos”. Sin embargo, dado que este año hemos optado por reflexionar sobre algunos de los nombres del Hijo de Dios, hoy nuestra reflexión girará en torno al nombre con el que el ángel de Dios instruyó a José a llamar al Santo Ser que María habría de dar a luz.

Según Mateo 1:21 ese nombre habría de ser JESÚS, que es una transliteración de un nombre hebreo bastante común, “Jeshua” o Josué. Éste significa el Señor es mi salvación o la salvación del Señor. Hoy, deseamos invitarles a una profunda reflexión sobre lo que implica recibir y pronunciar el nombre de JESÚS. Esto implica el reconocimiento de que la salvación no es un asunto que dependa en absoluto del esfuerzo humano. De hecho, este nombre releja la promesa de Dios mismo y la expectativa de su pueblo de que Él mismo intervendría para salvar a los suyos. Este principio tiene total consistencia con toda la historia bíblica, en la cual se refleja la intervención divina como un elemento imprescindible a la hora de definir y describir la opción única del pueblo de Dios con respecto a su salvación. Tal y como dijo el profeta Isaías: “Yo, Yo Jehová, y fuera de Mí no hay quien salve”. Demos gracias y gloria a Dios por el nombre glorioso de JESÚS.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)