Un posadero y su perro.

Un posadero estaba muy molesto una noche por el continuo ladrar de su perro. Se levantó de la cama, regañó y castigó al animal y se volvió a la cama. A los pocos segundos el perro ladraba con mayor fuerza. Irritado y exasperado al máximo, el posadero se levantó otra vez y exclamó: “Paz y tranquilidad a cualquier precio”. Agarró su escopeta y disparó sobre el perro silenciándolo para siempre.

“Ahora dormiré tranquilo”, dijo a su mujer mientras se metía en la cama otra vez. Pero aquella paz le costó la vida.

Unos asesinos y ladrones estaban forzando la puerta del hotel; cuando lo lograron, entraron y mataron al matrimonio. El fiel animal había estado desesperadamente tratando de avisarles del peligro.

Muchas tragedias suceden en la vida a hombres y mujeres porque no escuchan las voces que le avisan de peligros.

¿Vas realmente preparado y en oración para oír diligentemente la voz de Dios que te habla en la predicación? ¿Recibes su Palabra con fe, amor y humildad? Ella es la única que te advierte del verdadero peligro y puede salvarte del castigo y una muerte eterna.

Lecturas

domingo, 30 de septiembre Proverbios 8:32-36

lunes, 1ro de octubre 1 Pedro 2:1-3

martes, 2 de octubre Lucas 8:1-18

miércoles, 3 de octubre Salmos 119:17-24

jueves, 4 de octubre Efesios 6:10-20

viernes, 5 de octubre Hechos 17:10-15

sábado, 6 de octubre 2 Tesalonicenses 2:1-12

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)