January 21, 2020

January 13, 2020

January 7, 2020

Please reload

Recent Posts

“La mujer samaritana le dijo: Cómo Tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre...

Sin Barreras

January 21, 2020

1/8
Please reload

Featured Posts

¿Qué Jesús no habló De Eso?

August 13, 2018

    “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.”

 

                                                                                 Evangelio según San Marcos 1:15

                                    

 

     Recuerdo que cuando estábamos en medio de nuestro proceso de éxodo, cierto Pastor de la PCUSA compartió el siguiente pensamiento en las redes sociales: “Me parece que en ninguno de los evangelios se cita a Jesús requiriendo que le recibamos a Él como nuestro Salvador personal”. Un par de sus compañeros asintieron con él, dejando saber que tal concepción constituye un invento de la Iglesia.

     Recordé esto, al escuchar recientemente a otro Pastor decir que Jesús es nuestro gran ejemplo; y que siguiendo su ejemplo alcanzaríamos la vida eterna. ¿De dónde surge todo esto? La teología liberal, llamada ahora teología progresista, promueve la idea de un Cristo pequeño, desprovisto de su naturaleza divina y de todo poder sobrenatural. Este Cristo pequeño se equipara con los profetas de las principales religiones del mundo. Este Cristo pequeño, se alega que no llamó a las personas al arrepentimiento ni a la fe en Él Salvador personal.

     El texto bíblico de Marcos 1:15 presenta el contenido esencial de la prédica de Jesús, y citamos: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”. Ésta es sólo una de muchas ocasiones en las que el Señor requirió un proceso de arrepentimiento y fe en Él, en respuesta al cumplimiento del tiempo señalado por Dios en el cual enviaría al Mesías para la redención de los suyos. ¿Qué Jesús no habló de eso? ¿A quién quieren engañar? Al pueblo incauto, a los que teniendo oídos no quieren escuchar, y a los que teniendo ojos no quieren ver. ¡Mucho ojo! Un Cristo despojado de su carácter divino, un Cristo reducido a un gran profeta o un Cristo convertido sólo en un gran ejemplo, no es el Cristo de la Biblia. El Cristo de la Biblia requiere arrepentimiento y fe en Él. ¡El que tiene oídos que oiga!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags