Del dicho al hecho hay mucho trecho.

Dos automóviles se encontraban parados, uno detrás del otro, ante una luz roja de un semáforo. El de atrás empezó a tocar la bocina y el de adelante interpretó que le instaban a que emprendiera la marcha. Pero al ver que la luz continuaba roja o se movió. Por el contrario, el de atrás cada vez insistía más con su continuo toque de bocina.

Sin poder contenerse más y rojo por la indignación y el enfado, el primer automovilista se bajó de su auto y se dirigió con cara de pocos amigos al otro.

-¡Ciego! ¡Necio! ¡Es que no ve la luz roja!

-Si, pero como usted tiene ahí en su automóvil ese letrero que dice “Si conoces y amas a Cristo toca la bocina”, yo estoy haciendo lo que usted sugiere.

El primer automovilista, ahora rojo, pálido, y de todos los colores por la vergüenza de su olvido y de su comportamiento, se retiró silenciosamente y emprendió la marcha.

¡Qué fácil es poner carteles, que difícil vivir lo que pregonamos!

Lecturas

domingo, 15 de julio Santiago 3:1-12

lunes, 16 de julio Juan 15:1-17

martes, 17 de julio Romanos 8:1-11

miércoles, 18 de julio Eclesiastés 7:19-25

jueves, 19 de julio 1 Juan 1:5-10

viernes, 20 de julio Gálatas 5:5-16

sábado, 21 de julio Romanos 7:7-25

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)