¡Mucho Ojo!

June 11, 2018

“Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno.”

 

                                                                        Evangelio según San Marcos 3:29

                                        

     Pienso que tenemos entre nosotros a muchas personas con edad suficiente como para recordar un anuncio comercial que utilizaba esta expresión. El anuncio decía: ¡Mucho ojo, que sea Sello Rojo! El mismo se refería a un tipo de arroz que se distinguía por ser un grano mediano con un mayor grosor y una mayor blancura.

     La expresión, ¡mucho ojo!, lleva la connotación de una advertencia o un llamado a una reflexión más detenida que la que ordinariamente utilizamos. Cuando se nos dice: ¡mucho ojo!, nos están invitando a detenernos. Se nos pide tener el cuidado necesario de no equivocarnos.

     El pasaje del evangelio según San Marcos 4:28-30 nos presenta una de esas verdades bíblicas que mayor preocupación tiende a crear entre los lectores del Registro Sagrado. Nos referimos a lo que  la tradición ha denominado como “el pecado imperdonable”. En la tarea pastoral, una de las preguntas que más comúnmente se nos hace es: ¿Cuál es el pecado imperdonable? Existen varios acercamientos que pueden darse a este delicado asunto. Algunos, podrían tener interés en conocer cuál es el pecado imperdonable, sólo para asegurarse de no cometerlo. De esa manera, tendrían licencia para cometer todos los demás. A otros, sólo les interesaría saber cuál es este pecado, para poder así “determinar” quién se salva y quién no. El pecado imperdonable se refiere a la acción de blasfemar contra el Espíritu Santo. La blasfemia se refiere a la acción de dañar, difamar, injuriar o maldecir al Espíritu Santo. Entendemos que la misma se refiere a la acción consciente y consistente de negar la obra fundamental que el Espíritu Santo vino a realizar. Y, ¿cuál es ésta? Revelarnos a Cristo como el único enviado del Padre para nuestra redención eterna. Quien se niega a aceptarlo ha cometido el pecado imperdonable.

 

Please reload

Featured Posts

 “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron len...

Reportande desde Pentecostés

June 1, 2020

1/9
Please reload

Recent Posts

May 25, 2020

Please reload

Archive