Los dos robaron sin robar.

Hace varios años, en la portada de una difundida revista apareció una viejecita de agradable aspecto comprando un pavo a un carnicero rechoncho y amistoso. El pavo estaba en la balanza, el carnicero estaba a un lado del mostrador y la simpática viejecita al otro. Los ojos de ambos estaban sobre el indicador de peso y se reflejaba una mirada de satisfacción en los ojos.

Con prudencia, el carnicero había puesto el pulgar de la mano derecha sobre las pesas, presionando para abajo, del otro lado la viejecita había colocado un dedo por debajo de las pesas y empujaba hacia arriba. El uno ignoraba el fraude del otro, cada uno estaba tratando de aprovecharse del otro. Los dos eran culpables de robo sin realizar el acto, porque Dios ve el corazón.

Lecturas:

domingo, 3 de junio Salmos 15:1-5

lunes, 4 de junio Zacarías 7:8-14

martes, 5 de junio Romanos 13:1-7

miércoles, 6 de junio Zacarías 8:1-17

jueves, 7 de junio Lucas 19:1-10

viernes, 8 de junio Levítico 6:2-7

sábado, 9 de junio Efesios 4:17-28

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)