Mi Buena Madre

Yo tenía ocho años. Vivíamos en una casa de labranza, muy grande, en el oeste de Texas. Todavía teníamos cerca a los indios pieles rojas, y todavía alguna que otra vez veíamos ante nosotros algún búfalo y uno que otro alce. Una tarde me hallaba en el patio, jugando, cuando mi madre me llamó a su lado. Teníamos una sola puerta y una sola ventana en la casa. Allí, junto a ésta, la hallé sentada en una sillita. Yo me senté a sus pies en un taburete, con mis manos apoyadas en sus rodillas, sobre el delantal de algodón casero.

Y ella, por primera vez, me contó la historia de Jesús el Salvador de mi alma. Y supe de su maravilloso nacimiento de la virgen María, de su vida, enseñanza, muerte vicaria y resurrección. Y yo sentí mi convicción de pecado, y me confié a la misericordia de Cristo, y allí mismo recibí el regalo de la vida eterna. ¡Oh, cómo he bendecido a Dios por la vida de mi madre cristiana!

Lecturas:

domingo, 13 de mayo

Proverbios 13:20 y 17:17

lunes, 14 de mayo

1 Corintios 15:20-34

martes, 15 de mayo

Romanos 1:18-32

miércoles, 16 de mayo

Tito 2:1-10

jueves, 17 de mayo

2 Corintios 9:1-5

viernes, 18 de mayo

1 Timoteo 4:11-16

sábado, 19 de mayo

Job 28:20-28

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)