February 19, 2020

February 19, 2020

February 10, 2020

February 3, 2020

Please reload

Recent Posts

Tiempo de oración y   reflexión en preparación a la Semana Mayor.

Ven a adorar y a participar del sacramento de la Comunión.

¿Cuándo?  miércoles,...

Miércoles de Ceniza

February 19, 2020

1/8
Please reload

Featured Posts

¡Mucho Cuidado!

May 14, 2018

“Oye a tu padre, a aquél que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.”

 

Libro de los Proverbios 23:22

                                        

     Todos debemos recordar muy bien esta expresión, que emanaba de los labios de nuestros padres y madres, cuando nos decían: “¡Mucho cuidado!” De seguro recordamos, no tan solo la expresión sino también la entonación que le acompañaba. Al menos, en mi caso, mi madre le ponía cierta entonación que implicaba mucho más que tener mucho cuidado con lo que pudiéramos hacer. Era algo así como si nos dijera: “Si te atreves a desobedecerme, prepárate; que lo que te voy a dar no son consejos”.

     Este año hemos decidido combinar la pregunta del Catecismo Mayor de Westminster correspondiente al día de hoy, con la celebración cultural del día de las Madres. Les confieso que, muchas veces, los predicadores tenemos que hacer malabares para tratar de congeniar las celebraciones culturales con los temas propios de la liturgia de la Iglesia. Pero, la verdad es que en esta ocasión no fue tan difícil como en otras.

     La respuesta a la pregunta sobre cuáles son los pecados que se prohíben en el sexto mandamiento nos proveen un espacio muy adecuado para trabajar con este asunto. Veamos. Algunos de los pecados que se prohíben en este mandamiento se refieren al “uso inmoderado de la comida y la bebida”. Y resulta que los textos bíblicos que se utilizan son los de Lucas 21:34 y Romanos 13:13, los cuales se refieren al cuidado que debemos tener de no cargarnos de glotonerías, embriaguez, de los afanes de esta vida, de lujurias, lascivias, contiendas y envidias. Las expresiones que salen de los labios de Jesús y de la tinta del apóstol Pablo constituyen también una advertencia. Es como si nos dijeran, tal como nuestras madres: “¡Mucho cuidado!” ¡Que Dios nos ayude a obedecerle!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags