December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Al Corazón De La Ley

June 26, 2017

“Oísteis que fue dicho...” Evangelio según San Mateo 5:21a

                                   

         Los chinos tienen un poema acerca del corazón que dice así:

               “Si hay rectitud en el corazón, habrá belleza de carácter.

                Si hay belleza de carácter, habrá armonía en el hogar.

                Si hay armonía en el hogar, habrá orden en la nación.

                Si hay orden en la nación, habrá paz en el mundo.”

    Por otro lado, ¿cuántas veces hemos utilizado la expresión “directo al corazón”? Seguramente, la hemos utilizado en una buena cantidad de ocasiones. Consideramos el corazón como el centro de las emociones. Tal vez de allí viene el enfoque del poema chino. Así, también entendemos que llegar al corazón de cualquier elemento o asunto es sinónimo de llegar a su esencia misma.

    Durante su ministerio público, el Maestro tuvo que manejar varias experiencias relacionadas con la observancia de la Ley judía. Pero, además tuvo a bien compartir varias enseñanzas vinculadas con la misma ley. Por ejemplo, en el Sermón del Monte ocupó un buen espacio para establecer una marcada diferencia entre la interpretación de la Ley judía y la manera en que la misma se ponía en práctica. Para establecer un contraste, Él solía decir: “Oísteis que fue dicho: No matarás, o no cometerás adulterio, o no perjurarás, etc”. Luego, decía: “Pero Yo os digo…” Así, añadía la interpretación correcta del mandamiento sobre el no matar, el adulterio, los juramentos, etc. Al hacer esto, iba directo al corazón de la Ley. Es decir, iba directo a la intención original con la cual el mandamiento fue establecido. De manera que no debemos conformarnos con el mero cumplimiento de los mandatos del Señor. Dios espera que vayamos directo al corazón de la Ley. Es decir, que su demanda es que obedezcamos el corazón de su Ley, y que lo hagamos también de todo corazón. ¡Que así nos ayude Dios!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags