La Fuente De Agua Viva

“Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.”

Evangelio según San Juan 7:37b-38

Se dice que sobre el borde de las cataratas del Niágara se precipitan unas 500,000 toneladas de agua por minuto. Este impresionante despliegue de poder es posible porque el lago Ontario se encuentra a más de 100 metros por debajo del lago Erie. De forma parecida, se genera el poder del Espíritu Santo en la vida de los creyentes, cuando éstos se someten, por medio de una fe absoluta en los méritos del sacrificio perfecto de nuestro Señor Jesucristo, y asumen su rol de subordinados.

La gran declaración de Jesús en el último día de la fiesta de los Tabernáculos: “Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”; pretendía recoger el principio de la necesidad de una confianza total y única en Él como fundamento para la vida eterna. El acto de creer solamente en Él para nuestra redención equivale a someterse tanto a su autoridad como a la del Padre.

Este acto de sumisión es el que Jesús requería de parte de la gente que lo escuchaba y es el que Dios requiere de nosotros, también hoy. Luego, Dios enviaría la promesa del Espíritu Santo sobre todos los que por fe se someten a su Hijo Jesucristo. La manera en que Jesús describe el efecto de la obra del Espíritu Santo es como un río de agua viva que produce poder. Así que, cuando piense en el inmenso poder generado por la maravilla de las cataratas del Niágara, recuerde que sólo su sujeción total a Cristo es capaz de producir el efecto de la obra del Espíritu Santo de Dios.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Iglesia Presbiteriana Westminster - Ministerio de Tecnología para el  Alcance                                                                     Iglesia Presbiteriana Evangélica(EPC)