November 19, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 11, 2019

November 11, 2019

Please reload

Recent Posts

“El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este...

Cuando Es Mejor Un Segundo Lugar

November 19, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Moral Cristiana

May 12, 2017

En 1966, un profesor estadounidense llamado Joseph Fletcher publicó un libro que tuvo bastante influencia titulado Ética de Situación. Su premisa básica era que nada es universalmente bueno o malo. No hay absolutos. La moral está determinada por la situación. Un acto que puede ser correcto en una situación, puede ser incorrecto en otra.

Lo que fue una discusión filosófica en 1966 se ha convertido en la actualidad en la base moral de muchos. Hace cincuenta años pocos cuestionaban que la castidad no fuera algo bueno, que el trabajo diligente era la tarea de todo hombre responsable, que la conducta homosexual no era correcta, y que nunca estaba bien mentir, engañar, robar o cometer adulterio. Pero hoy, la Biblia ya no es la base moral de muchos, sino la conveniencia.

     Si llevamos la ética de la situación hasta su conclusión final, terminamos con los campos de exterminio como Auschwitz y Dachau. En realidad a la entrada del campo de concentración de Auschwitz se encontraban las palabras de Hitler: “Quiero levantar una generación libre de conciencia.” Y casi lo consiguió.

     Cada día estamos bajo la influencia de la filosofía y de sistemas de valores de aquellos que nos rodean. En un experimento famoso unos estudiantes pusieron una rana en un recipiente de agua y empezaron a calentarla muy lentamente. El agua al fin alcanzó el punto de ebullición, pero la rana nunca intentó saltar y escapar. ¿Por qué? Porque el cambio en su medio era tan sutil que la rana no se dio cuenta de ello hasta que era demasiado tarde.

     Como cristianos es más fácil de lo que pensamos terminar como la rana. Muchos hombres cristianos han cedido ante el sistema de valores del mundo porque fallaron en discernir los cambios sutiles que se iban produciendo a su alrededor. Antes de que se dieran cuenta estaban metidos en agua muy caliente. Ellos no quisieron que eso sucediera, no pensaron en que les podía suceder a ellos. Pero les sucedió.

     La Biblia nos traza con claridad dónde está la línea entre lo que es bueno y recto, y lo que no lo es. Si como cristianos deseamos verdaderamente honrar a Dios en nuestro corazón y ser un testimonio al mundo, debemos pensar seriamente en la conexión que Jesús hizo entre el cristianismo y la moralidad. Lo que somos determina lo que hacemos. La Biblia nos enseña que seamos “santos y sin mancha delante de Él” (Ef.1:4), que andemos como “es digno del llamamiento con que fuisteis llamados” (Ef.4:1), “hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Ef.4:13); e “imitadores de Dios” (Ef.5:1).

 

Lecturas

 

domingo, 7 de mayo               Levítico 20:1-9

lunes, 8 de mayo                    Romanos 7: 7-25

martes, 9 de mayo                 Miqueas 6:1-16

miércoles, 10 de mayo          Santiago 2:1-13

jueves, 11 de mayo                Salmos 9: 7-12

viernes, 12 de mayo               Mateo 8: 1-10

sábado, 13 de mayo               Romanos 3:21-31

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags