December 9, 2019

December 9, 2019

December 3, 2019

November 25, 2019

Please reload

Recent Posts

                Muestra A Cristo

Prepara, oh Dios, mi corazón para recibir.

Rompe el duro suelo en mí, ayúdame a creer.

Tu...

ORACIÓN CONGREGACIONAL CANTADA:

December 9, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Nada Más, Ni Nada Menos

December 18, 2016

 

“He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.”

Evangelio según San Mateo 1:23

                                    

Nos encontramos en el punto más cercano a la celebración del cumplimiento de la promesa del Padre. Hemos transitado a través de algunos de los anuncios hechos por medio del profeta Isaías. Hoy llegamos al momento en el cual se anuncia el milagro de la concepción del Hijo de Dios en el vientre de María. En otras palabras, celebramos el momento en el que la promesa está a punto de cumplirse.

 

Las Sagradas Escrituras registran varios anuncios de nacimientos, en los cuales la mano de Dios interviene de manera extraordinaria. Entre otros, se pueden destacar los de Isaac, Sansón y Samuel. Cada uno de ellos destaca la acción creadora de Dios en medio de la imposibilidad humana. En cada uno de estos casos, Dios hace posible la concepción y el alumbramiento para el beneficio de su pueblo.

 

En el caso del anuncio hecho a José, la intervención de Dios se magnifica, toda vez que el embarazo de María no se produce por la unión de un hombre y una mujer. Éste es el único caso en el que una mujer queda embarazada sin la intervención de un varón. María concibe mediante la acción directa y única del Espíritu Santo. Y tanto el anuncio como el embarazo cierran un proceso único e irrepetible. Aquí, es el Hijo de Dios quien se hace hombre para intervenir a favor de su pueblo y en cumplimiento de las antiguas promesas. La encarnación de Jesús representa la perfecta provisión divina para la redención de los suyos. Lo que el pecado y sus consecuencias demandaban era nada más, ni nada menos que el envío de Emanuel, Dios con nosotros. Hoy celebramos cómo el tiempo de la gracia ha hecho su aparición de manera permanente y absoluta. Con toda razón, la noche del nacimiento del Salvador, los ángeles cantarían: ¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz!

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags