November 19, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 12, 2019

November 11, 2019

November 11, 2019

Please reload

Recent Posts

“El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este...

Cuando Es Mejor Un Segundo Lugar

November 19, 2019

1/8
Please reload

Featured Posts

Dios de los Vivos

November 6, 2016

 

“Pero que los muertos resucitan lo dio a entender Moisés mismo en el pasaje de la zarza, pues llama al Señor ‘el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob’. Él no es Dios de muertos sino de vivos; en efecto, para Él todos ellos viven.”

Evangelio según San Lucas 20:37,38

                                    

El ministerio público de Jesús puede representar, si se quiere, toda una escuela para nosotros. Digo: si se quiere, porque pienso que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Creo que, sin lugar a la menor duda, el ministerio público del Maestro fue realmente sorprendente. Una de las áreas de ese ministerio que más me llama la atención fue la manera en que manejó a la oposición.

 

Como un buen ejemplo de ello, el texto de Lucas 20:27-40, revela la extraordinaria capacidad que tenía para responder de manera asertiva ante situaciones difíciles. Los que se presentan allí ante el Señor son un poderoso y conservador grupo religioso, conocido como los saduceos. Los saduceos eran un partido religioso aristocrático y sacerdotal, cuyas doctrinas y prácticas estaban opuestas a las del partido de los fariseos. El asunto en discusión en el texto tiene que ver con la doctrina de la resurrección de los muertos y la aniquilación del alma. Los saduceos negaban la resurrección de los muertos, y sostenían que, en el momento de la muerte, el alma perece junto con el cuerpo.

 

Por lo, tanto, el planteamiento hipotético que le traen al Maestro, sobre la mujer que enviuda siete veces de siete hermanos, y la pregunta sobre quién será su marido en la resurrección de los muertos, resulta ser, no sólo una trampa y un acto hipócrita, sino también un intento de interpretar la vida en la presencia de Dios en términos humanos. Si nos fijamos bien, nos daremos cuenta de que la pregunta de los saduceos plantea un asunto de posesión. Dice: “¿De cuál de ellos será mujer?”. Luego, Jesús, en su respuesta, no sólo afirma la resurrección, citando uno de los libros autorizados (el Pentateuco) de los saduceos, sino que afirma que Dios es Dios de los vivos, y no de los muertos. Es decir, aquellos que ven la vida en términos posesivos, viven como muertos, no como vivos… Y nosotros, ¿cómo la vivimos?

Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags