¡Ahora Sí!

October 30, 2016

 

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.”

 Epístola a los Gálatas 4:4-5

 

 

Durante todo este mes, hemos tenido el privilegio y la gran oportunidad de escudriñar la enseñanza bíblica referente a la justificación por la fe en Cristo. Ya hemos podido ver que el fundamento de la misma se haya firmemente anclado en Dios, pues la justificación no se ampara en el esfuerzo ni en el mérito humano. Sabemos que la justificación consiste en el decreto o veredicto eterno que declara al pecador, justo delante de Dios mismo, basado en la imputación de la justicia de Cristo. Y sabemos, también que la manera mediante la cual el ser humano se apropia del beneficio de esta justificación es la fe, la cual es un don inmerecido de la gracia de Dios.

 

Ahora bien, cuando llegamos a la contemplación de la doctrina de la justificación junto con la doctrina de la adopción, podríamos decir que nos han llevado a escalar el pináculo de las doctrinas de la gracia. Sería algo así como decir que “se le puso la cherry al sundae”. Es como cuando pensábamos que teníamos suficiente, pero resulta que todavía nos sirven más. Es como si dijéramos que esto se puso aún mejor. Ahora bien, ¿por qué podemos exclamar con toda certeza: ¡Ahora, Sí!

 

La doctrina bíblica de la adopción es contraria al principio popular que enseña que todos somos hijos de Dios. La misma establece que por naturaleza vivíamos ajenos a los beneficios que trae consigo ser parte de la familia de Dios, (Efesios 2:12). Por otro lado, también establece que a los que ponen su confianza en el sacrificio de Cristo, Dios les concede la potestad de ser hechos hijos de Dios, (Juan 1:12). Se añade, además lo que aparece en esta parte del cuarto capítulo de la carta a los Gálatas: Por la obra de Cristo, recibimos la adopción de hijos, el envío del Espíritu del Hijo a nuestros corazones y la herencia de Dios, por medio de Cristo. ¡Ahora, Sí!

Please reload

Featured Posts

“Y estableceré mi pacto entre Mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descenden...

Un Pacto Desigual

July 7, 2020

1/8
Please reload

Recent Posts

July 7, 2020

Please reload

Archive