top of page

UNA ORACIÓN PARA QUE LA RECORDEMOS DURANTE TODOS LOS DÍAS DEL AÑO:



Mi Amado Jesús

. . . . . Cuando rompiste las ataduras de la muerte fuiste al encuentro de quienes te amaban, y les diste ánimo nuevo y fuerzas nuevas. . .


. . . . . Hoy quiero decirte que también:


Te necesito para ser fiel a tu voluntad;

Sin Ti no puedo vencer las tentaciones ni triunfar en las pruebas;

Te necesito para andar por el camino correcto y para creer en los ideales mejores.


. . . . . Cuando abriste, JESÚS, las puertas de la tumba que pretendían atraparte, te manifestaste a Pablo, el perseguidor y lo convertiste en el misionero, en el siervo, en el amigo.


. . . . . Quiero hoy, SEÑOR, que también interceptes mi ruta, Buen Señor:


Cambia mi carácter irritable, ofensivo, enérgico, y lléname de mansedumbre.

Toma mi rebeldía desobediente, mi rechazo irreverente, y hazme seguidor, obediente y servicial.

Está mi vida en tus manos, ilumínala y hazla radiante y ejemplar. . .


¡Señor Jesús: Resucita en mí y para mí! ¡Y haz que yo viva esa vida bendita, noble, inmensa que en tu gracia, por Fe, me ofreces! ¡Amén!

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page