top of page

UNA ORACIÓN DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN:




Nuestro Amado Padre


. . . . . Una vez rompiste las ataduras de la muerte, enviaste a tu Hijo al encuentro de quienes habían sido ordenados por Ti, y les diste ánimo nuevo y fuerzas renovadas.

. . . . . Hoy queremos pedirte que nos permitas encontrarnos contigo en las páginas de tu Libro Sagrado:

-Te necesitamos para conocer tu voluntad.

Te necesitamos para vencer las tentaciones y triunfar en las pruebas.

Te necesitamos para andar por el camino correcto y para creer en los ideales mejores.

. . . . . Cuando fueron abiertas las puertas de la tumba que pretendía atrapar a nuestro Redentor, te manifestaste a Saulo, el perseguidor y lo convertiste en Pablo, el misionero, el siervo y el amigo de la Iglesia.

. . . . . Queremos hoy, SEÑOR, que también interceptes nuestra ruta:

V¼V Cambia nuestro carácter irritable, ofensivo, enérgico, y llénanos de mansedumbre.

V¼V Toma nuestra rebeldía desobediente, nuestro rechazo irreverente, y haznos seguidores, obedientes y serviciales.

V¼V Borra nuestros temores y nuestra timidez, y transfórmanos en valientes defensores de tu mensaje transformador.

. . . . . ¡Señor amado: Haznos resucitar por tu poder! ¡Y haz que vivamos esa vida de noble y fiel entrega que vivieron los primeros testigos de la Bendita Resurrección! Por Jesús… ¡Amén!


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page