Servir a otros o servirse a sí mismo.



Una vez un hombre consiguió un puesto en un circo. Su trabajo tenía que ver con el cuidado de los animales más valiosos: un caballo poni y un tigre. Sucedió que el circo se incendió. El hombre sabía cual era su tarea y se dijo: “Debo cumplir bien con mi servicio.” Entonces corrió y sacó rápidamente al caballo. Luego volvió para salvar al tigre, pero entonces cayó en la cuenta algo que era un dilema: si no saco al tigre no estoy cumpliendo con mi tarea; y si lo saco corro el riesgo de que me haga daño. Así, pues, debo escoger entre salvarlo o salvarme.

No importa lo que decidiera hacer aquel hombre. ¡Ojalá se salvaran los dos! Pero en cierto sentido el dilema permanece y con él se debe enfrentar a diario la iglesia y los cristianos: Servir a otros o servirse a si mismo. ¿Qué ha decidido usted?


Lecturas:

Domingo, 12 de septiembre Juan 13:1-20

lunes, 13 de septiembre Juan 12:26

martes, 14 de septiembre Lucas 22:27

miércoles, 15 de septiembre 1 Pedro 4:10-11

jueves, 16 de septiembre Gálatas 5:13

viernes, 17 de septiembre Mateo 8:14-15

sábado, 18 de septiembre Mateo 25:35-40

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Familia