Requisitos De Un Buen Discípulo




Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos”.

Evangelio según San Lucas 10:2-3


Cuando estudiaba en el seminario, era curioso ver en una misma clase, estudiantes de primer semestre junto con otros a punto de graduarse. Y las dinámicas que allí se presentaban eran interesantísimas, pues no todos estábamos al mismo nivel académico. Por lo que, en las distintas clases de consejería, el profesor tenía la misma estrategia. Para que nadie estuviera perdido y todos comenzáramos hablando el mismo idioma, no importa si eras de primer año o del último, nos asignaba la lectura de un artículo escrito por él, que se titulaba: “¿Qué es la Consejería Pastoral?” ¿Se imagina cuántas veces tuve que leer el mismo artículo? Esto era así, nos explicaba él, porque la agencia acreditadora del seminario (ATS) requería cierta cantidad de cursos para otorgar el grado, pero no necesariamente establecía el orden de los mismos. Por lo que, podía pasar, como me pasó a mí, que, en mi último semestre tomé el curso: Introducción a la Consejería Pastoral; ya que como mencioné antes, cada curso tenía que cumplir con los requisitos necesarios para ser aprobados, pero no necesariamente debías tener un requisito previo para matricularte en ellos.

En el Capítulo diez del evangelio según Lucas, Jesús escoge otros setenta discípulos para realizar una tarea semejante a la de los apóstoles más cercanos mientras se les adelantaban en el camino. Aun cuando la misión era urgente y podía ser peligrosa, pues fueron enviados como corderos en medio de lobos, éstos debían cumplir con ciertos requisitos para lograrla exitosamente. Debían ser confiados, obedientes, hombres de oración y acción; discípulos diligentes, enfocados, agradecidos y prudentes. Hombres de Dios, dispuestos a llevar la paz y sanidad en nombre del Señor en donde fuesen recibidos. Pero a su vez, dispuestos a repudiar a quienes no lo recibieran. Pero, por sobre todas las cosas, sin importar la respuesta de aceptación o rechazo, debían cumplir su misión y anunciar que el reino de Dios se había acercado. Ahora, ¿Necesitaban algún pre- requisito para ser escogidos por Dios para tan noble tarea? NO. Fueron escogidos porque el Señor, por su misericordia, así lo dispuso. Sólo la gracia de Dios es suficiente.

Nosotros, la Iglesia, somos los discípulos del Señor en este mundo de lobos modernos; escogidos incondicionalmente para anunciar y proclamar a todos, el reino de Dios antes de que Él vuelva. ¿Cumples con los requisitos?

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo