ORACIÓN DE CONFESIÓN DE PECADOS:



Min.: Al acercarnos a la conocida parábola del fariseo y el publicano, nos parece propio invitarles a mirarla juntos y a confesar los pecados nuestros que en la misma se ven reflejados. Oremos así:


Padre misericordioso, hoy examinamos una parábola dirigida a unos que confiaban en sí mismos como justos.


Perdónanos por las veces en las que nos miramos a nosotros mismos como personas justas y merecedoras de algún bien de tu parte.


La parábola también va dirigida a aquellos que menosprecian a otros.


Te confesamos nuestra natural tendencia a compararnos con otros, trayendo como resultado una autovaloración muy equivocada y muy apartada de la realidad.


De la parábola aprendemos que, ante Ti, no hay una actitud más apropiada que la del reconocimiento de nuestras múltiples faltas.


Concédenos el privilegio de recibir tu abundante y oportuna gracia redentora.


Confiando en los méritos de Cristo Jesús, Señor nuestro, te lo imploramos. ¡Amén!


(Oportunidad para la Oración en silencio)

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo