top of page

La Necesidad de Adorar Públicamente




Hace algún tiempo una señora, fiel cristiana, se preparaba el domingo en la mañana para ir al templo. Cuando estaba lista para salir llegó a casa uno de sus hijos, quien la invitó a ir con su familia a pasar un día de campo.

-No puedo, hijo -contestó la madre-. Voy a ir al templo.

El hijo se mostró disgustado y le dijo: -¿Es que no pueden dejarte faltar ningún día? O, ¿es que eres indispensable?

-Escucha, hijo -contestó la madre manteniendo la calma-. Nadie me obliga a ir al templo a adorar y nadie cuenta mis ausencias. Yo voy a adorar porque Dios sí me es indispensable, y Él es tan bueno y yo estoy tan agradecida a Él que no puedo faltar.

El hijo quedó desconcertado por la respuesta de su madre, pues no podía entenderla. Después de unos minutos se despidió y se fue.


En la actualidad, ese hijo que no podía entender los motivos de su madre para adorar en el templo, también asiste con toda su familia y adora a Dios. Para él ahora, la adoración tiene sentido, y un sentido profundo. Lecturas domingo, 3 de enero Mateo 2:1-8 lunes, 4 de enero Mateo 4:9-10 martes, 5 de enero Juan 4:23-24 miércoles, 6 de enero Habacuc 3:17-18 jueves, 7 de enero Salmos 68:4-5 viernes, 8 de enero Efesios 3:20-21 sábado, 9 de enero Romanos 11:36

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


Les commentaires ont été désactivés.
bottom of page