INVITACIÓN A LA REFLEXIÓN SOBRE LA PALABRA:



Ministro: Vengamos y reflexionemos juntos sobre la autoridad de la Palabra de Dios.

REFLEXIÓN SOBRE LA AUTORIDAD DE LA PALABRA:

Min: “Creemos y confesamos que las Escrituras canónicas de los santos profetas y apóstoles de ambos Testamentos son la verdadera Palabra de Dios, y que poseen suficiente autoridad de por sí, sin necesidad de ser confirmada por ninguno.

Con: Pues Dios mismo habló a los padres, profetas y apóstoles, y continúa hablándonos a través de las Sagradas Escrituras.

Min: Y en estas Sagradas Escrituras la Iglesia universal de Cristo tiene la exposición más completa de todo lo que atañe a una fe salvadora, y también a una forma de vida aceptable a Dios;

Con: y en este respecto, está expresamente ordenado por Dios que nada sea añadido a la misma o sustraído de ella.

Min: Por tanto, juzgamos que de estas Escrituras han de derivarse la sabiduría y la piedad verdaderas, la reforma y el gobierno de las iglesias, así como también la instrucción en todos los deberes relacionados a la piedad;

Todos: y, para ser breves, la confirmación de las doctrinas y el

rechazo de todos los errores; y, por otra parte, todas las exhortaciones de acuerdo con aquella palabra del apóstol: Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”.

(La Segunda Confesión Helvética, cap. I)





34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo